El verano ya pasó

Oct 26th
Cielo en la calle

Hoy pasé todo el día caminando por la calle, de la universidad a casa y de la casa al dentista y de vuelta, aprovechando el buen clima que dios nos envió (prueba de que si existe). Hace mucho que no caminaba tanto, me acostumbré a estar siempre sentada en el trabajo y salir tarde y sin ganas de caminar, o a que pasen por mi a todos lados, o simplemente a no salir por tener demasiadas cosas que hacer como terminar proyectos y tareas en el poco tiempo que me quedaba después de trabajar.

Caminando de un lado a otro me di cuenta de lo bonito que es el rancho en el que vivo (obviamente quitando a la gente). Miré las texturas de las banquetas, la variedad de los pocos árboles que hay en la ciudad, la gente que camina conmigo y que me encuentro en diferentes calles pasado un rato, las líneas en cada parque o cada calle, y todas esas cosas que se omiten al ir en un carro por simple comodidad.

Cielo en la callePasé la mayor parte del verano en la universidad y era de esperarse, con un sistema de cuatrimestres mi programa no cuadraba con el de otras instituciones, por lo cual no tuve tiempo de salir de vacaciones aunque me di el lujito de ir a Campus Party este año… Donde por cierto, conocí a muchas personas que e-conocía desde hace tiempo pero nunca había tratado con ellos en persona y fue bastante grato.

Por otro lado, mi exposición de fotografía estuvo bien, dos días de montaje y uno de stress valieron mucho la pena. Como ya sabrán, me gusta mucho la fotografía y tengo ya 6 años intentando tomar fotografías decentes pero nunca había intentado exponerlas… Me daba no sé qué, y aunque considero que mis fotos no son malas, simplemente no me nacía buscar un espacio para que la gente fuera a verlas, prefería simplemente colgarlas en internet. Por esta misma razón, la idea de exponer fotografías me daba un poco de ñañaras, no porque no quisiera, sino porque siento que he llevado mi fotografía a un nivel mucho más personal que sigue en desarrollo.

Y ahora que ya pasamos la mitad del año y faltan 4 meses para que termine, me he dado cuenta de la chinga que me he puesto desde que comenzó el 2011: La entrada a la universidad, la entrega de trabajos, trabajar medio tiempo durante clases y tiempo completo en vacaciones como negra (que me perdonen los hombres de color, no es su culpa), y además continuar trabajando en un proyecto al cual le he dedicado tanto, trabajar en otros dos proyectos cuyo potencial es enorme, y seguir trabajando para mantener una beca…

La palabra del año sin duda alguna es “trabajar“, no podría estar más orgullosa :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *