En honor a…

Nov 2nd
Meme abuelo

Hace 10 días exactamente falleció mi abuelo. Nunca pensé que yo viviría una pérdida tan grande en mi vida. No es que yo pensara que nunca iba a perder a alguien, lo sabía muy en el fondo, sin embargo veía a mi abuelo tan bien que no imaginé que él podría irse tan repentinamente.

Los 3 días siguientes a su fallecimiento fueron muy cansados física y emocionalmente; me era es imposible dormir y lo único que logra darme un poco de sueño es cerrar los ojos con el sonido de la televisión encendida al fondo; comer es algo que ya no hago muy seguido, siempre comía con él y ahora hay un silencio sepulcral en la cocina; la casa se siente sola y siempre está en silencio, es como si él diera vida a este lugar.

Se hicieron 3 misas conforme a la tradición católica y a todas ellas asistí a pesar de agotarme cada vez que iba a ellas. El rostro me dolía de tanto llorar, de tanto pensar, de no dormir, de no comer, de no tener fuerzas.

Todavía no me creo que se haya ido…

Meme abuelo

No está en un lugar mejor, está muerto y nunca lo volveré a ver…

Algo más pasaba y aún está en mi, y es que aún no puedo creer que se haya ido. A estas alturas ha dejado de sentirse como un sueño y poco a poco empieza a vivirse la realidad, pero es una realidad bastante surreal donde parte de mi aún espera que mi abuelo encienda el televisor, prepare algo de comer, salga a lavar su camioneta o me de las buenas noches.

Él fue el mejor abuelo que pude haber tenido y un gran ejemplo para todos aquellos que lo conocieron en sus diversos aspectos: como padre, como abuelo, como profesional y como amigo.

Mi abuelo era de esas personas previsoras y bastante organizadas, a veces nos reíamos de él por ser tan organizado pero gracias a ello nunca padecimos nada. Él también era de esas personas que no dejaban nada para el día de mañana y no soportaba estar sin hacer nada, por eso siempre podías verlo lavando algo, arreglando sus carros o algo por el estilo, pero siempre estaba activo.

En su aspecto profesional él era reconocido por ser pionero de las famosas carreras de coyotes del offroad potosino, siendo campeón múltiples veces y él construyendo sus mismos autos; jamás acudió a alguien para que lo hiciera por él y los cuidaba como sus hijos. Eso fue en la década de los 70s cuando sus hijos aún eran pequeños, y aunque no sé la razón por la cual dejó de correr, que supongo fue por ellos, es una gratificación enorme el saber que él pasó los últimos años de su vida haciendo lo que más le gusta: estar con sus autos y organizar carreras.

Ahora quiero pensar que él está en un lugar mejor sin sufrimiento y que está feliz de estar allá, cuidándonos a todos y haciendo lo que más le gusta. En el plano terrenal se le extrañará bastante, pero esto es sólo un paso más en su vida y en la mía.

Descansa en paz.

(Te quiero)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *