Haciendo unos Creps deliciosos

Jul 28th

Esponjosos, finos, deliciosos… ¿quién se puede resistir a un crep? Y es que son perfectas para servir como entrantes, plato principal y hasta postre. Pero especialmente se suelen tomar, como una completa merienda, puesto que podrás rellenarlas de casi cualquier ingrediente, de ahí que las versiones más dulces tienden a comerse a la hora del desayuno, merienda o postre, mientras que las saladas regularmente forman parte del almuerzo o cena. Ya se que hace poco comenté cómo me mantengo tan delgada, pero creerme si os digo que por mucho que coma no engordo! jeje

Una masa para hacer maravillas

Desde que aprendí a cocinar ¡adoro hacer creps! (Aunque también me encanta el arroz con leche, aquí la receta) primero porque son sencillas de hacer y segundo, por la facilidad con la que puedo acompañarlas de cualquier sabor que se me ocurra. Para que lo comprueben por ustedes mismos, les traigo en esta oportunidad la masa básica para hacer creps, verán lo rápida y simple que es de preparar.

Aunque su preparación no lleva mucho tiempo, tienen que considerar que esta masa amerita un lapso de reposo desde que se prepara antes de poder emplearse para hacer crepes en la crepera o en la sartén, es por ello que les aconsejo prepararla siempre con tiempo.

¡Ahora sí, manos a la obra!

Empecemos ya con la receta para hacer nuestra masa, y tranquilos, les detallaré paso a paso para que les salga tan perfecta como a mí.

Necesitaremos para hacer unas 6 – 8 crepes:

  • 1 Taza de leche
  • 1 Taza de harina
  • 1 1/2 cucharada de mantequilla derretida
  • 1 huevo
  • 1/2 taza de agua
  • Sal

 Para su preparación:

Batirán en un recipiente, el huevo con la leche, incorporando luego la mantequilla y un poco de sal. Acto seguido deberán agregar la harina y batir muy bien para que la mezcla quede sin grumos y uniforme.

Es importante que la masa quede bastante espesa, por lo que deberá agregarse poco a poco el agua – sin dejar de batir – hasta obtener una consistencia similar al de una natilla. Se preguntarán ¿Por qué no agregar el agua al principio? Sencillo porque pueden variar tanto el tamaño de huevo como la humedad de la harina.

Ahora es tiempo de dejar reposar por lo menos una hora la masa en la nevera, para que se torne un poco más densa. Trascurrido este tiempo, emplearemos una crepera o una sartén – de preferencia antiadherente para que se hagan bien y no se peguen -.

!A cocinar creps!

Ponemos a calentar la sartén, seleccionando aquel que consideremos del diámetro más adecuado conforme al tamaño que queremos sean nuestras crepes, pero no olviden que esta cantidad de masa que hemos preparado, es para uno mediana.

Con el utensilio caliente, incorporamos una cucharadita de mantequilla para que se derrita y verteremos una porción suficiente de la masa como para cubrir la superficie. Ojo, sean cuidadosos de no echar demás, no querrán que les queden demasiado gordas. Traten de que queden bien hechas por ambas caras, será suficiente con voltearlas una vez que se vea que adquieren color por un lado y sacarla cuando las dos caras estén iguales.

Al finalizar con toda la masa, ya podrán acompañar sus creps con el relleno de su preferencia, el cual les aconsejo prepararlo de antemano, para que únicamente quede servirlos ya rellenos y disfrutar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *